Saltar al contenido
Opomania.net

¿Cómo empiezo a estudiar Oposiciones?

Tipos de pruebas

Cada oposición puede incluir distintas pruebas, eliminatorias o no, que habrás de dominar muy bien si quieres estar en condiciones de competir. Recuerda que aquí no basta con aprobar. En una oposición se trata de ser el mejor. Solo así conseguirás la ansiada plaza.

Veamos a continuación los tipos de prueba más habituales en los procesos selectivos:

  • Test: suele ser una de las pruebas más típicas en una oposición, por el carácter objetivo de su corrección. Como ventaja podemos decir que son más fáciles de calificar que otras pruebas, como por ejemplo los temas a desarrollar o los supuestos prácticos. Es imprescindible practicar mucho este tipo de prueba si queremos dominarla y tener garantías de éxito. Un aspecto que no podemos descuidar es la penalización de las respuestas incorrectas, respecto de las correctas. Siempre debe valorarse hasta qué punto arriesgar a la hora de responder, para no llegar a tener una penalización tan alta que nos provoque el suspenso.
  • Desarrollo de uno o varios temas: Consiste en desarrollar por escrito uno o varios temas de entre varios extraídos al azar. La forma de estudio y preparación de esta prueba es diferente a la que se debería realizar en el caso del test. En esta prueba se requiere una clara esquematización, que permita desarrollar todos los contenidos del tema de una forma clara, secuenciada y lógica.
  • Supuestos prácticos: Consiste en la resolución de casos hipotéticos, relacionados habitualmente con el puesto de trabajo a desempeñar. Para resolverlos hemos de aplicar los conocimientos teóricos estudiados en el temario. En ocasiones, se nos permitirá la utilización de la normativa para apoyarnos en ella en la resolución de los supuestos.
  • Pruebas físicas: Este tipo de pruebas suelen darse en puestos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (Policías Locales, Policía Nacional, Guardia Civil), así como Bomberos. Suelen tener carácter eliminatorio y realizarse en las primeras fase del proceso selectivo, para así cribar y eliminar aspirantes.
  • Psicotécnicos: Este tipo de test consiste en una serie de pruebas que pretenden verificar las habilidades y capacidades intelectuales de cada persona. Esta prueba trata de revelar las capacidades intelectuales que tiene una persona, como puede ser la inteligencia general, la memoria, su capacidad de abstracción, el razonamiento, la percepción o la atención. Asimismo, en el test se evalúa a la vez ciertos aspectos más específicos de la inteligencia, como la aptitud verbal, la aptitud numérica, etc. 
  • Entrevistas de personalidad: Están enfocadas a conocer al aspirante en el ámbito personal, conocer las motivaciones que le han llevado a presentarse a la oposición, sus inquietudes y forma de ser. En ocasiones se plantean situaciones en las que se le pregunta cómo se comportaría en un determinado caso, para evaluar sus reacciones y el proceso de toma de decisiones en dicha situación o problema.

Mentalízate para superar la oposición.

Preparar una oposición es una tarea que requiere esfuerzo, constancia y mucha dedicación. Podríamos decir que se trata de “una carrera de fondo” que va a necesitar entrenamiento, preparación mental y mucha determinación. No es únicamente por el hecho de estudiar, sino también para estar preparado para altibajos emocionales.

No debe desanimarte el hecho de que existan unas pocas plazas para un montón de aspirantes. Está estadísticamente demostrado que de las personas que se presentan en una oposición, un elevado porcentaje o no asisten al examen, o se presentan para “ver qué es aquello” o “probar suerte”.

Ni qué decir tiene que esas personas no podemos considerarlas rivales. Quizá puedan “asustar”, ya que incrementan el número de competidores, pero en realidad no son nuestros auténticos rivales. Tenemos que llegar al punto de que nos consideremos a nosotros mismos nuestro peor rival. Hemos de ser exigentes y competitivos. Solo de esa forma conseguiremos aprobar.

Al hilo de esto, también quiero hablar sobre el tema del enchufismo en la administración. Como conocedores del mundo de la administración desde dentro, podemos afirmar que el enchufismo en la administración es algo cada vez menos frecuente. Aún así, existen procesos selectivos dudosos (por decirlo de manera fina) o poco transparentes, pero resultan ser minoría. Por tanto, NO cabe la excusa de que “en la administración pública sólo trabajan enchufados/as”. Si quieres conseguirlo, lucha por ello.

Estadísticas para animar al opositor

Siguiendo con lo que comentábamos antes del miedo que tenemos cuando vemos una oposición con muchísimos aspirantes, hay que tener en cuenta varias cosas:

-Un 20% de las personas en lista, directamente ni se presentan al examen.

-De las personas que sí se presentan a examen muy pocas son las realmente preparadas y que están en condiciones de competir para obtener la plaza.

Estadísticamente, solo el 10% de las personas que se presentan a una oposición están realmente preparadas para obtener la plaza.

Esas y no el resto deben ser nuestro objetivo. Tenemos que ser los mejores de la oposición, que eso es en definitiva lo que persigue este proceso: FILTRAR a un montón de personas.

Aprovecho esto para dejar bien claro que no necesariamente aprobarán las personas más inteligentes. Inteligencia y aprobar una oposición no necesariamente van de la mano. Más que inteligencia, lo importante es conocer el proceso selectivo, saber cómo se desarrollará, qué pruebas contiene y tratar de hacerlo lo mejor posible en cada una de ellas. 

Así de fácil y así de difícil.

Consejos para el estudio de oposiciones

Tienes que tener claro que preparar una oposición requiere la misma disciplina que un trabajo. A continuación te indico una serie de premisas imprescindibles que debes tener en cuenta si de verdad quieres aprobar tu oposición:

  • Márcate un horario de estudio y respétalo. Tienes que tener un horario, bien definido, como lo tiene un estudiante de instituto o universidad. Decirte un número de horas de estudio es algo muy personal, porque depende mucho de la disponibilidad de tiempo de cada persona. De lo que se trata es de que saques el máximo tiempo posible y que el tiempo que se sientes a estudiar, sea tiempo efectivo.
  • Establece unos descansos cada “X” horas de estudio. Es imprescindible que liberes la mente del estudio, que desconectes y que cojas fuerzas para volver al estudio con intensidad y concentración. De nada sirve no hacer descansos, con el pretexto de querer estudiar más. Al contrario, lo que estarás haciendo será perder el tiempo, ya que tu cerebro llega a un punto en el que no “absorbe” más información y necesita descansar.
  • Márcate metas y fija recompensas por alcanzarlas. Es muy importante y útil de cara a trabajar la motivación (que es el motor que nos mueve a trabajar día a día) que nos fijemos metas alcanzables y nos concedamos a nosotros/as mismos recompensas, una vez hayamos alcanzado estas metas. Eso favorecerá y estimulará nuestras ganas por mejorar y alcanzar otras metas futuras, lo que se convertirá en un “círculo virtuoso” estimulante y motivador.
  • Si es el momento de estudiar, estudia. Si es el momento de disfrutar, disfruta. Tan absurdo es estar pensando en disfrutar mientras estudias, que estar pensando en estudiar, mientras disfrutas. Al final ni harás una cosa bien, ni la otra. De igual forma, si ves que no es el momento apropiado para estudiar (estás sufriendo interrupciones por tus hijos o distracciones por cualquier otro motivo), es preferible que interrumpas el estudio y que evites la frustración que te produciría tratar de estudiar y no poder hacerlo. Trata de encontrar el momento apropiado en el que “te dejan hacerlo” en condiciones de máxima concentración y mínimas interrupciones.
  • Compagina tu estudio con algún trabajo. Reconozco que este consejo es algo personal y que quizá no valga para todo el mundo, pero a mí me funcionó y me ayudó a mantener un estado de salud mental estable. Me explico…. El hecho de estar estudiado “a tope” en una oposicion es algo realmente agotador. Levantarte cada mañana, desayunar, ponerte a estudiar hasta la hora del mediodía, comer, seguir estudiando por la tarde, llegar a casa y cenar es algo realmente duro. Me refiero a que es algo muy duro a nivel mental porque llegan momentos en que no sabes si vas a obtener tu recompensa, o puede que te presentes a examen y suspendas (o apruebes sin plaza) y el hecho de estar ocupado en paralelo en un trabajo (recomiendo a tiempo parcial y con no demasiadas horas de ocupación) es algo que te ayuda a desconectar y a sentirte útil, más allá de tu estudio.
  • Dentro del horario de estudio, prepara las distintas pruebas, como si fueran distintas asignaturas. Al igual que un estudiante tiene un horario compuesto por distintas asignaturas, tienes que dividir tu tiempo de estudio en preparar las distintas pruebas. Evidentemente, deberás otorgarle mayor tiempo de estudio a las primeras pruebas de la oposición (ya que si no pasas éstas, no conseguirás llegar a las pruebas finales), pero todas son importantes y no debes descuidar al completo el resto de pruebas de una oposición, si realmente vas en serio a por la plaza.

¿Cuáles son las fases de una oposición?

Entender cómo funciona una oposición puede resultar farragoso al principio y resulta fundamental para no perderse en los distintos trámites que lo componen y a los cuáles deberás estar atento/a, pues al final, todo el proceso selectivo en sí es una “auténtica prueba de obstáculos” que deberás ir sorteando para alcanzar tu objetivo.

Oferta de Empleo Público

El inicio de todo proceso selectivo (a excepción de las bolsas de trabajo o plazas interinas que se convocan por razones de urgencia) comienza con la publicación de la Oferta de Empleo Público.

La Oferta de Empleo Público engloba todas las plazas vacantes que tiene intención de cubrir la administración pública convocante, dando así publicidad de las mismas para conocimiento general.

Bases de la Convocatoria

A continuación, hemos de estar atentos/as a la publicación de las bases que regirán la convocatoria en cuestión que nos interese. Las bases de la convocatoria vienen a ser “la norma que va a regular el proceso selectivo”. A ellas hemos de prestar suma atención, porque nos mostrarán tanto el contenido del temario, como las pruebas que componen la oposición, así como también a los trámites que hemos de cumplimentar para participar en el proceso selectivo y posteriormente la publicación de listas de personas admitidas e información sobre las fechas de examen.

Apertura del plazo de instancias

Como hemos dicho anteriormente, las bases de la convocatoria son de suma importancia, ya que ellas marcan el inicio, desarrollo y finalización del proceso selectivo. 

Ellas indicarán además la forma de presentar la instancia, así como el plazo de presentación de la misma, junto con los requisitos que ésta debe contener (si hay que pagar tasa o si no, adjuntar determinada documentación, etc.).

La apertura del plazo de instancias suele realizarse una vez que se publica el extracto de la convocatoria en el diario oficial que indiquen las bases (BOE, boletín autonómico oficial, etc.) y podemos estar atentos/as o bien revisando el boletín oficial todos los días o bien suscribiéndonos a una página de avisos que nos vaya informando de los procesos selectivos que se van abriendo (como nuestra página web).

Una vez se publique dicho extracto de la convocatoria, a partir de ahí el plazo de instancias quedará abierto y debemos poner mucha atención en presentar la instancia en tiempo y forma, pues de lo contrario podemos quedar excluidos.

Por último, recordad que la presentación de la instancia fuera de plazo ES UN DEFECTO INSUBSANABLE, POR LO QUE QUEDARÉIS EXCLUIDOS/AS DEL PROCESO SELECTIVO.

Listas provisionales de personas admitidas y excluidas. Plazo de subsanación de deficiencias.

Una vez el plazo de presentación de instancias ha finalizado, la administración convocante confeccionará la lista de personas admitidas y excluidas, indicando la causa de exclusión de éstas, concediendo un plazo de subsanación (por lo general, 10 días hábiles) para que puedan subsanar dicha deficiencia.

Debemos asegurarnos que figuramos en la lista de personas admitidas (no basta con mirar que no estamos excluidos: gastemos 2 minutos en revisar que hemos sido admitidos/as).

Mucha atención porque, por lo general, en estas listas o en las definitivas (hay que ver lo que indican las bases de la convocatoria) se publicará la fecha de examen.

Listas definitivas de personas admitidas y excluidas

En el caso de que existan personas excluidas en la lista provisional, en estas listas definitivas se incluirán (o no), en caso de que hayan o no subsanado dichas deficiencias a estas personas que fueron previamente excluidas.

En caso de que no existan personas excluidas, se prescindirá de éste trámite y las listas provisionales se entenderán definitivas.

OJO! Como decíamos en el epígrafe anterior, o bien en las listas provisionales o en las definitivas es donde se publicará la fecha de examen. Que sea en un sitio u otro dependerá de lo que hayan establecido las bases de la convocatoria.

Por tanto, a modo de resumen y para que lo tengáis en mente, de modo esquemático, podemos resumir las fases previas a la realización de la oposición en:

  • Oferta de Empleo Público
  • Bases de la convocatoria
  • Apertura de plazo de instancias
  • Listas provisionales admitidos/as y excluidos/as
  • Listas definitivas admitidos/as y excluidos/as

Consejos para el “día del examen”

Ha llegado el gran día, ese día que tanto tiempo hemos estado esperando. Hoy toca demostrar que hemos venido aquí a demostrar nuestra valía y a que somos los/las mejores.

Humildad sí, pero seguridad en nosotros/as mismos/as también.

Como los días previos al examen estaréis nerviosos/as (cosa lógica y natural), os recomiendo que tratéis de realizar alguna actividad relajante (algo de deporte para desestresar o algo de relajación) para liberar vuestra mente y descansar.

El día del examen, si se trata de oposiciones con mucha preparación o bien si no conocéis el lugar donde os vais a examinar, os recomiendo que vayáis con tiempo de antelación de sobra, para evitar nervios de última hora. Pensad que podéis encontraros con atascos, algún accidente en la carretera o cualquier otro imprevisto. Imagínate que después de tanta preparación, no puedes llegar a tiempo por algo de esto….NO puedes permitírtelo.

Es importante que revises, en caso que se trate de oposiciones con gran número de personas aspirantes, la distribución de opositores/as por aulas y horarios, que se suele hacer por apellidos. Comprobad qué edificio, aula y horario nos corresponde. Si no conoces el lugar de examen, conviene visitarlo antes o al menos, ubicarlo y estar seguro de dónde se encuentra y cómo llegar hasta él.

Cosas que no puedes olvidar al ir al examen

Por supuesto, otra cuestión a tener en cuenta es llevar SIEMPRE CON VOSOTROS/AS VUESTRO DNI o Pasaporte.

También habrá que tener presente en llevar cualquier otro material que exija o permita la convocatoria (lápices, goma de borrar, bolígrafo de color “x”, calculadora, textos legales, etc.).

Aunque no es obligatorio, es recomendable que lleves contigo la copia de la instancia que presentaste en su dia. Sé que puede parecer absurdo, pero en ocasiones hay errores u omisiones en las listas de distribución de opositores/as y el llevar la copia de tu instancia, te ahorrará algún posible disgusto.

Una vez realices la prueba, con la publicación de los resultados suele convocarse a las personas que la superen a la siguiente prueba. En caso de estar disconforme con el resultado de la primera prueba, deberás plantear una reclamación al Tribunal de la oposición en la forma y plazo que se haya indicado en las bases de la convocatoria o bien en la publicación de resultados, para así conseguir (si estiman tu reclamación) que rectifiquen tu calificación y puedas pasar a la siguiente prueba del proceso selectivo.